GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

DIA 239-SANTA BIBLIA TEXTO Y AUDIO TEXTO Y AUDIO



239 - DÍAS LA SANTA BIBLIA
TEXTO Y AUDIO



El Antiguo Testamento
JOB C. 35

Capítulo 35
1 Elihú tomó la palabra y dijo:
2 ¿Piensas que estás en tu derecho, al decir: «Soy más justo que Dios»?
3 Porque tú dices: «¿De qué me sirve, qué gano yo con no pecar?».
4 Pero yo te dará una respuesta, a ti y a tus amigos contigo.
5 Mira hacia el cielo y contempla, observa las nubes: ¡son más altas que tú!
6 Si pecas, ¿qué daño le causas? Con tus muchas rebeldías, ¿qué le puedes hacer?
7 Si eres justo, ¿qué le das o qué recibe él de tu mano?
8 ¡A un hombre como tú afecta tu maldad, y tu justicia, a un simple mortal!
9 Se grita bajo el peso de la opresión, se pide auxilio contra el brazo de los poderosos.
10 Pero nadie dice: «¿Dónde está Dios, mi Creador, el que hace resonar cantos en la noche,
11 el que nos instruye más que a las bestias de la tierra y nos hace más sabios que a los pájaros del cielo?».
12 Entonces, por más que griten, él no responde, a causa del orgullo de los malvados.
13 ¡No, Dios no escucha las cosas vanas, el Todopoderoso no se da por aludido!
14 Menos aún cuando tú dices que no lo ves, que hay un juicio pendiente ante él, y que tú lo esperas.
15 Y ahora, porque su enojo no castiga y él no tiene muy en cuenta las rebeldías,
16 Job ha abierto su boca en vano, y es por ignorancia que se excede en el hablar.


AnteriorSiguiente
 
 
Copyright © Libreria Editrice Vaticana
******
El Antiguo Testamento
  JOB C. 36

Capítulo 36
1 Elihú tomó la palabra y dijo:
2 Sopórtame un poco, y yo te instruiré: aún queda algo por decir en defensa de Dios.
3 Traeré de lejos mi saber para justificar a mi Creador
4 No, mis palabras no mienten: es un maestro consumado el que está junto a ti.
5 Dios es grande y no se retracta, él es grande por la firmeza de sus decisiones.
6 El no deja vivir al malvado y hace justicia a los oprimidos
7 No retira sus ojos de los justos, los sienta en el trono con los reyes y los exalta para siempre.
8 Si a veces están atados con cadenas, o prisioneros en los lazos de opresión,
9 es para denunciarles sus acciones y las rebeldías que cometieron en su arrogancia.
10 El les abre el oído para que se corrijan y los exhorta a convertirse de la maldad.
11 Si ellos escuchan y se someten, acaban sus días prósperamente y sus años en medio de delicias;
12 pero si no escuchan, atraviesan el Canal y perecen a causa de su ignorancia.
13 Los de corazón impío, que acumulan rencor y no piden auxilio cuando él los encadena,
14 mueren en plena juventud, como se consumen los de vida licenciosa.
15 Con la opresión, él salva al oprimido y le abre el oído por medio de la aflicción.
16 También a ti te invita a pasar de la angustia a un lugar espacioso y sin estrechez, donde tu mesa, bien servida, estará llena de manjares.
17 Pero si tu medida está colmada para el juicio condenatorio, el juicio y la sentencia te arrastrarán.
18 Que el furor no te incite a la rebeldía ni te extravíe la magnitud de la expiación.
19 ¿Acaso en el peligro valdrán ante Dios tus riquezas y todos los alardes de la fuerza?
20 No suspires por aquella noche en que los pueblos serán arrancados de su sitio,
21 ¡Cuídate de volverte hacia la maldad, ya que por eso fuiste probado con la desgracia!
22 Sí, Dios es sublime por la fuerza: ¿quién instruye como él?
23 ¿Quién inspecciona su conducta? ¿Quién puede decirle: «Has obrado mal»?
24 Acuérdate más bien de exaltar su obra, que otros hombres celebren con sus cantos.
25 Todo el mundo la contempla, el hombre la percibe desde lejos.
26 Sí, Dios es tan grande que no podemos comprenderlo, el número de sus años es insondable.
27 El atrae hacia lo alto las gotas de agua y destila la lluvia que alimenta las vertientes:
28 la lluvia que derraman las nubes y que cae a raudales sobre el suelo.
29 ¿Quién comprenderá el desplazamiento de las nubes y el fragor que sale de su morada?
30 El extiende su luz a su alrededor y sumerge las profundidades del océano.
31 Así él sustenta a los pueblos y les da alimento en abundancia.
32 Cubre de rayos la palma de sus manos y le señala un blanco seguro.
33 Su trueno anuncia su llegada, y en su ira, él crea la tempestad.


AnteriorSiguiente
 
 
Copyright © Libreria Editrice Vaticana
******
El Nuevo Testamento
 PRIMERA CARTA
 A LOS CORINTIOS C. 1

PRIMERA CARTA A LOS CORINTIOS
Capítulo 1
1 Pablo, llamado a ser Apóstol de Jesucristo por la voluntad de Dios, y el hermano Sóstenes,
2 saludan a la Iglesia de Dios que reside en Corinto, a los que han sido santificados en Cristo Jesús y llamados a ser santos, junto con todos aquellos que en cualquier parte invocan el nombre de Jesucristo, nuestro Señor, Señor de ellos y nuestro.
3 Llegue a ustedes la gracia y la paz que proceden de Dios, nuestro Padre, y del Señor Jesucristo.
4 No dejo de dar gracias a Dios por ustedes, por la gracia que él les ha concedido en Cristo Jesús.
5 En efecto, ustedes han sido colmados en él con toda clase de riquezas, las de la palabra y las del conocimiento,
6 en la medida que el testimonio de Cristo se arraigó en ustedes.
7 Por eso, mientras esperan la Revelación de nuestro Señor Jesucristo, no les falta ningún don de la gracia.
8 El los mantendrá firmes hasta el fin, para que sean irreprochables en el día de la Venida de nuestro Señor Jesucristo.
9 Porque Dios es fiel, y él los llamó a vivir en comunión con su Hijo Jesucristo, nuestro Señor.
10 Hermanos, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, yo los exhorto a que se pongan de acuerdo: que no haya divisiones entre ustedes y vivan en perfecta armonía, teniendo la misma manera de pensar y de sentir.
11 Porque los de la familia de Cloe me han contado que hay discordias entre ustedes.
12 Me refiero a que cada uno afirma: «Yo soy de Pablo, yo de Apolo, yo de Cefas, yo de Cristo».
13 ¿Acaso Cristo está dividido? ¿O es que Pablo fue crucificado por ustedes? ¿O será que ustedes fueron bautizados en el nombre de Pablo?
14 Felizmente yo no he bautizado a ninguno de ustedes, excepto a Cristo y a Gayo.
15 Así nadie puede decir que ha sido bautizado en mi nombre.
16 Sí, también he bautizado a la familia de Estéfanas, pero no recuerdo haber bautizado a nadie más.
17 Porque Cristo no me envió a bautizar, sino a anunciar la Buena Noticia, y esto sin recurrir a la elocuencia humana, para que la cruz de Cristo no pierda su eficacia.
18 El mensaje de la cruz es una locura para los que se pierden, pero para los que se salvan –para nosotros– es fuerza de Dios.
19 Porque está escrito: "Destruiré la sabiduría de los sabios y rechazaré la ciencia de los inteligentes".
20 ¿Dónde está el sabio? ¿Dónde el hombre culto? ¿Dónde el razonador sutil de este mundo? ¿Acaso Dios no ha demostrado que la sabiduría del mundo es una necedad?
21 En efecto, ya que el mundo, con su sabiduría, no reconoció a Dios en las obras que manifiestan su sabiduría, Dios quiso salvar a los que creen por la locura de la predicación.
22 Mientras los judíos piden milagros y los griegos van en busca de sabiduría,
23 nosotros, en cambio, predicamos a un Cristo crucificado, escándalo para los judíos y locura para los paganos,
24 pero fuerza y sabiduría de Dios para los que han sido llamados, tanto judíos como griegos.
25 Porque la locura de Dios es más sabia que la sabiduría de los hombres, y la debilidad de Dios es más fuerte que la fortaleza de los hombres.
26 Hermanos, tengan en cuenta quiénes son los que han sido llamados: no hay entre ustedes muchos sabios, hablando humanamente, ni son muchos los poderosos ni los nobles.
27 Al contrario, Dios eligió lo que el mundo tiene por necio, para confundir a los sabios; lo que el mundo tiene por débil, para confundir a los fuertes;
28 lo que es vil y despreciable y lo que no vale nada, para aniquilar a lo que vale.
29 Así, nadie podrá gloriarse delante de Dios.
30 Por él, ustedes están unidos a Cristo Jesús, que por disposición de Dios, se convirtió para nosotros en sabiduría y justicia, en santificación y redención,
31 a fin de que, como está escrito: "El que se gloría, que se gloríe en el Señor".


AnteriorSiguiente
 
 
Copyright © Libreria Editrice Vaticana
******








Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
COMPARTE ESTA IMAGEN EN TU SITIO: ¡TODOS SOMOS NAZARENOS!

TRANSLATE



EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified