GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

DIA 231-SANTA BIBLIA EN UN AÑO TEXTO Y AUDIO


HAZ CLIC EN LA IMAGEN
231 - DIAS LA SANTA BIBLIA
TEXTO Y AUDIO

El Antiguo Testamento
 JOB C. 17


Capítulo 17
1 ¡Se me ha agotado el aliento, se han extinguido mis días, sólo me queda el sepulcro!
2 ¿No soy acaso el blanco de las burlas y no me desvelan sus provocaciones?
3 Deposita junto a ti una fianza a mi favor: si no, ¿quién estrechará mi mano?
4 Tú cerraste su corazón al discernimiento; por eso, no los dejarás triunfar.
5 ¡Se anuncia el reparto a los amigos, mientras los ojos de los hijos desfallecen!
6 Me has convertido en burla de la gente, soy como alguien a quien se escupe en la cara.
7 Mis ojos se debilitan por la tristeza y todos mis miembros son como la sombra.
8 Los hombres rectos quedan consternados por esto, y el inocente se indigna contra el impío.
9 Pero el justo se afianza en su camino y el de manos puras redobla su energía.
10 ¡Vengan todos ustedes, vengan otra vez: no encontraré un solo sabio entre ustedes!
11 Han pasado mis días, se han deshecho mis planes y las aspiraciones de mi corazón.
12 Ellos cambian la noche en día: «La luz, dicen, está cerca de las tinieblas».
13 ¿Qué puedo esperar? El Abismo es mi morada, en las tinieblas extendí mi lecho.
14 Yo grito a la Fosa: «¡Tú eres mi padre!», y los gusanos: «¡Mi madre y mis hermanos!».
15 ¿Dónde está entonces mi esperanza? Y mi felicidad, ¿quién la verá?
16 ¿Bajarán conmigo al Abismo? ¿Nos hundiremos juntos en el polvo?


AnteriorSiguiente
 
 
Copyright © Libreria Editrice Vaticana
******
El Antiguo Testamento
 JOB C. 18


Capítulo 18
1 Bildad de Súaj respondió, diciendo:
2 ¿Hasta cuándo nos impedirás hablar? Reflexiona, y luego hablaremos.
3 ¿Por qué seremos tenidos por animales y pasaremos por torpes ante tus ojos?
4 Tú, que te desgarras en tu enojo: ¿acaso la tierra quedará desierta por tu causa o la roca será removida de su sitio?
5 Sí, la luz del malvado se extingue y la llama de su fuego no brilla más.
6 La luz se oscurece en su carpa y su lámpara se apaga sobre él.
7 Se acortan sus pasos vigorosos, su propio designio lo hace tropezar.
8 Porque sus pies lo meten en una trampa y va caminando entre redes:
9 un lazo le aprisiona el talón y un cepo se cierra sobre él.
10 Lo espera una cuerda oculta en el suelo y una trampa tendida sobre el camino.
11 Lo asaltan terrores por todas partes y lo amenazan a cada paso.
12 Su vigor se convierte en hambre y la ruina permanece a su lado;
13 la enfermedad corroe su piel, el Primogénito de la Muerte devora sus miembros.
14 Lo arrancan de la seguridad de su carpa y lo llevan ante el Rey de los terrores.
15 El fuego se instala en su carpa y se esparce azufre sobre su morada.
16 Por debajo se secan sus raíces y por arriba se marchita su ramaje.
17 Su recuerdo desaparece de la tierra y se borra su nombre en la región.
18 Lo arrojan de la luz a las tinieblas y lo arrastran fuera del mundo.
19 No tiene estirpe ni posteridad en su pueblo, no quedan sobrevivientes donde él habitaba.
20 El Occidente se estremece por su destino y el Oriente es presa del horror.
21 Sí, tales son las moradas del injusto, este es el lugar del que no conoce a Dios.


AnteriorSiguiente
 
 
Copyright © Libreria Editrice Vaticana
******
El Nuevo Testamento
CARTA
A LOS ROMANOS C. 9


Capítulo 9
1 Digo la verdad en Cristo, no miento, y mi conciencia me lo atestigua en el Espíritu Santo.
2 Siento una gran tristeza y un dolor constante en mi corazón.
3 Yo mismo desearía ser maldito, separado de Cristo, en favor de mis hermanos, los de mi propia raza.
4 Ellos son israelitas: a ellos pertenecen la adopción filial, la gloria, las alianzas, la legislación, el culto y las promesas.
5 A ellos pertenecen también los patriarcas, y de ellos desciende Cristo según su condición humana, el cual está por encima de todo, Dios bendito eternamente. Amén.
6 No es cierto que la palabra de Dios haya caído en el vacío. Porque no todos los que descienden de Israel son realmente israelitas.
7 Como tampoco todos los descendientes de Abraham son hijos suyos, sino que como dice la Escritura: De Isaac nacerá tu descendencia.
8 Esto quiere decir que los hijos de Dios no son los que han nacido de la carne, y que la verdadera descendencia son los hijos de la promesa.
9 Porque así dice la promesa: Para esta misma fecha volveré, y entonces Sara tendrá un hijo.
10 Y esto no es todo: está también el caso de Rebeca que concibió dos hijos de un solo hombre, Isaac, nuestro padre.
11 Antes que nacieran los niños, antes que pudieran hacer el bien o el mal –para que resaltara la libertad de la elección divina,
12 que no depende de las obras del hombre, sino de aquel que llama– Dios le dijo a Rebeca: El mayor servirá al menor,
13 según lo que dice la Escritura: Preferí a Jacob, en lugar de Esaú.
14 ¿Diremos por eso que Dios es injusto? ¡De ninguna manera!
15 Porque él dijo a Moisés: "Seré misericordioso con el que yo quiera, y me compadeceré del que quiera compadecerme".
16 En consecuencia, todo depende no del querer o del esfuerzo del hombre, sino de la misericordia de Dios.
17 Porque la Escritura dice al Faraón: "Precisamente para eso te he exaltado, para que en ti se manifiesta mi poder y para que mi Nombre sea celebrado en toda la tierra".
18 De manera que Dios tiene misericordia del que él quiere y endurece al que él quiere.
19 Tú me podrás objetar: Entonces, ¿qué puede reprocharnos Dios? ¿Acaso alguien puede resistir a su voluntad?
20 Pero tú, ¿quién eres para discutir con Dios? ¿Puede el objeto modelado decir al que lo modela: Por qué me haces así?
21 ¿No es el alfarero dueño de su arcilla, para hacer de un mismo material una vasija fina o una ordinaria?
22 ¿Qué podemos reprochar a Dios, si quieren manifestar su ira y dar a conocer su poder, soportó con gran paciencia a quienes atrajeron su ira y merecieron la perdición?
23 Y si él quiso manifestar la riqueza de su gloria en los que recibieron su misericordia, en los que él predestinó para la gloria,
24 en nosotros, que fuimos llamados por él, no sólo de entre los judíos, sino también de entre los paganos, ¿qué podemos reprocharle?
25 Esto es lo que dice Dios por medio de Oseas: "Al que no era de mi pueblo, lo llamaré «Mi pueblo», y al que no era mi amada la llamaré «Mi amada».
26 Y en el mismo lugar donde se les dijo: «Ustedes no son mi pueblo», allí mismo serán llamados «Hijos del Dios viviente»".
27 A su vez, Isaías proclama acerca de Israel: "Aunque los israelitas fueran tan numerosos como la arena del mar, sólo un resto se salvará,
28 porque el Señor cumplirá plenamente y sin tardanza su palabra sobre la tierra".
29 Y como había anticipado el profeta Isaías: "Si el Señor del universo no nos hubiera dejado un germen, habríamos llegado a ser como Sodoma, seríamos semejantes a Gomorra".
30 ¿Qué conclusión sacaremos de todo esto? Que los paganos que no buscaban la justicia, alcanzaron la justicia, la que proviene de la fe;
31 mientras que Israel, que buscaba una ley de justicia, no llegó a cumplir esa ley.
32 ¿Por qué razón? Porque no recurrieron a la fe sino a las obras. De este modo chocaron contra la piedra de tropiezo,
33 como dice la Escritura: Yo pongo en Sión una piedra de tropiezo y una roca que hace caer, pero el que cree en él, no quedará confundido.


AnteriorSiguiente
 
 
Copyright © Libreria Editrice Vaticana
******
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...
COMPARTE ESTA IMAGEN EN TU SITIO: ¡TODOS SOMOS NAZARENOS!

TRANSLATE



EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified