GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

DIA 226-SANTA BIBLIA EN UN AÑO TEXTO Y AUDIO

HAZ CLIC EN LA IMAGEN
226 - DIAS LA SANTA BIBLIA
TEXTO Y AUDIO

El Antiguo Testamento
  JOB C. 7
 Capítulo 7
1 ¿No es una servidumbre la vida del hombre sobre la tierra? ¿No son sus jornadas las de un asalariado?
2 ¿Como un esclavo que suspira por la sombra, como un asalariado que espera su jornal,
3 así me han tocado en herencia meses vacíos, me han sido asignadas noches de dolor.
4 Al acostarme, pienso: «¿Cuándo me levantaré?». Pero la noche se hace muy larga y soy presa de la inquietud hasta la aurora.
5 Gusanos y costras polvorientas cubren mi carne, mi piel se agrieta y supura.
6 Mis días corrieron más veloces que una lanzadera: al terminarse el hilo, llegaron a su fin
7 Recuerda que mi vida es un soplo y que mis ojos no verán más la felicidad.
8 El ojo que ahora me mira, ya no me verá; me buscará tu mirada, pero ya no existiré.
9 Una nube se disipa y desaparece: así el que baja al Abismo no sube más.
10 No regresa otra vez a su casa ni el lugar donde estaba lo vuelve a ver.
11 Por eso, no voy a refrenar mi lengua: hablaré con toda la angustia de mi espíritu, me quejaré con amargura en el alma.
12 ¿Acaso yo soy el Mar o el Dragón marino para que dispongas una guardia contra mí?
13 Cuando pienso: «Mi lecho me consolará, mi cama compartirá mis quejidos»,
14 entonces tú me horrorizas con sueños y me sobresaltas con visiones.
15 ¡Más me valdría ser estrangulado, prefiero la muerte a estos huesos despreciables!
16 Yo no viviré eternamente: déjame solo, porque mis días son un soplo.
17 ¿Qué es el hombre para que lo tengas tan en cuenta y fijes en él tu atención,
18 visitándolo cada mañana y examinándolo a cada instante?
19 ¿Cuándo dejarás de mirarme? ¿No me darás tregua ni para tragar saliva?
20 Si pequé, ¿qué daño te hice, a ti, guardián de los hombres? ¿Por qué me has tomado como blanco y me he convertido en una carga para ti?
21 ¿Por qué no perdonas mis ofensas y pasas por alto mis culpas? ¡Mira que muy pronto me acostaré en el polvo, me buscarás, y ya no existiré!Anterior – Siguiente
 
 
Copyright © Libreria Editrice Vaticana
 ******
El Antiguo Testamento
  JOB C. 8

Capítulo 8
1 Bildad de Súaj replicó, diciendo:
2 ¿Hasta cuándo hablarás de esta manera y tus palabras serán un viento impetuoso?
3 ¿Acaso Dios distorsiona el derecho y el Todopoderoso tergiversa la justicia?
4 Si tus hijos pecaron contra él, él los dejó librados a sus propios delitos.
5 En cambio, si tú recurres a Dios e imploras al Todopoderoso,
6 si te mantienes puro y recto, seguramente, él pronto velará por ti y restablecerá tu morada de hombre justo.
7 Tus comienzos habrán sido poca cosa, frente a la grandeza de tu porvenir.
8 Interroga, si no, a las generaciones pasadas, considera lo que experimentaron sus padres.
9 Nosotros somos de ayer y no sabemos nada, nuestros días sobre la tierra son una sombra.
10 Ellos te instruirán y te hablarán, sacarán de su corazón estas palabras.
11 ¿Brota el papiro fuera de los pantanos? ¿Crece el junto donde no hay agua?
12 Tierno aún, y sin que nadie lo corte, se seca más pronto que cualquier otra hierba.
13 Tal es la suerte de los que olvidan a Dios, así perece la esperanza del impío.
14 Su confianza es apenas un hilo, su seguridad, una tela de araña.
15 Se apoya sobre su casa, y ella no resiste, se aferra a ella, y no queda en pie.
16 Ahí está lleno de savia ante los rayos del sol, sus retoños se extienden sobre su jardín;
17 sus raíces se entrelazan en el pedregal, se prenden al terreno rocoso.
18 Pero apenas lo arrancan de su sitio, este reniega de él, diciendo: «Nunca te vi».
19 ¡Esa es la buena suerte que le toca, mientras otro brota del polvo!
20 No, Dios no desdeña al hombre íntegro, ni toma de la mano a los malvados.
21 El llenará otra vez tu boca de risas y tus labios de aclamaciones jubilosas.
22 Los que te odian se cubrirán de vergüenza, y la carpa de los malvados no existirá más

Anterior – Siguiente
 
 
Copyright © Libreria Editrice Vaticana
******
El Nuevo Testamento
 CARTA
 A LOS ROMANOS C. 4
Capítulo 4
1 ¿Y qué diremos de Abraham, nuestro padre según la carne?
2 Si él hubiera sido justificado por las obras tendría de qué gloriarse, pero no delante de Dios.
3 Porque, ¿qué dice la Escritura?: Abraham creyó en Dios y esto le fue tenido en cuenta para su justificación.
4 Ahora bien, al que trabaja no se le da el salario como un regalo, sino como algo que se le debe.
5 Pero al que no hace nada, sino que cree en aquel que justifica al impío, se le tiene en cuenta la fe para su justificación.
6 Por eso David proclama la felicidad de aquel a quien Dios confiere la justicia sin las obras, diciendo:
7 "Felices aquellos a quienes fueron perdonadas sus faltas y cuyos pecados han sido cubiertos.
8 Feliz el hombre a quien Dios no le tiene en cuenta su pecado".
9 Pero esta felicidad, ¿es únicamente para los que han sido circuncidados, o también para los que no lo han sido? Consideremos lo que ya dijimos: A Abraham le fue tenida en cuenta la fe para su justificación.
10 ¿Cuando le fue tenida en cuenta? ¿Antes o después de la circuncisión? Evidentemente antes y no después.
11 Y él recibió el signo de la circuncisión, como sello de la justicia que alcanzó por medio de la fe, antes de ser circuncidado. Así llegó a ser padre de aquellos que, a pesar de no estar circuncidados, tienen la fe que les es tenida en cuenta para su justificación.
12 Y es también padre de los que se circuncidan pero no se contentan con esto, sino que siguen el mismo camino de la fe que tuvo nuestro padre Abraham, antes de ser circuncidado.
13 En efecto, la promesa de recibir el mundo en herencia, hecha a Abraham y a su posteridad, no le fue concedida en virtud de la Ley, sino por la justicia que procede de la fe.
14 Porque si la herencia pertenece a los que están bajo la Ley, la fe no tiene objeto y la promesa carece de valor,
15 ya que la Ley provoca la ira y donde no hay Ley tampoco hay transgresión.
16 Por eso, la herencia se obtiene por medio de la fe, a fin de que esa herencia sea gratuita y la promesa quede asegurada para todos los descendientes de Abraham, no sólo los que lo son por la Ley, sino también los que lo son por la fe. Porque él es nuestro padre común
17 como dice la Escritura: ""Te he constituido padre de muchas naciones". Abraham es nuestro padre a los ojos de aquel en quien creyó: el Dios que da vida a los muertos y llama a la existencia a las cosas que no existen.
18 Esperando contra toda esperanza, Abraham creyó y llegó a ser padre de muchas naciones, como se le había anunciado: Así será tu descendencia.
19 Su fe no flaqueó, al considerar que su cuerpo estaba como muerto –era casi centenario– y que también lo estaba el seno de Sara.
20 El no dudó de la promesa de Dios, por falta de fe, sino al contrario, fortalecido por esa fe, glorificó a Dios,
21 plenamente convencido de que Dios tiene poder para cumplir lo que promete.
22 Por eso, la fe le fue tenida en cuenta para su justificación.
23 Pero cuando dice la Escritura: "Dios tuvo en cuenta su fe", no se refiere únicamente a Abraham, sino también a nosotros,
24 que tenemos fe en aquel que resucitó a nuestro Señor Jesús,
25 el cual fue entregado por nuestros pecados y resucitado para nuestra justificación.

Anterior – Siguiente
 
 
Copyright © Libreria Editrice Vaticana
  
******


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...
COMPARTE ESTA IMAGEN EN TU SITIO: ¡TODOS SOMOS NAZARENOS!

TRANSLATE



EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified