GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

DIA 173-SANTA BIBLIA EN UN AÑO TEXTO Y AUDIO


173 - DÍAS. LA SANTA BIBLIA
TEXTO Y AUDIO



El Antiguo Testamento
PRIMER LIBRO DE LAS CRÓNICAS C. 4

Capítulo 4
1 Los descendientes de Judá fueron Peres, Jesrón, Carmí, Jur y Sobal.
2 Reaías, hijo de Sobal, fue padre de Iájat; Iájat fue padre de Ajumai y de Lahad. Estas son las familias de los soreatitas.
3 Los descendientes de Etam fueron Izreel, Ismá e Ibdás. Su hermana se llamaba Haslelponí.
4 Penuel fue padre de Guedor, y Ezer padre de Jusá. Estos son los hijos de Jur, el primogénito de Efratá, padre de Belén.
5 Asjur, padre de Técoa, tuvo dos esposas: Jelá y Naará.
6 Naará dio a luz a Ajuzam, a Jéfer, a los timnitas y a los ajastaritas. Estos son los hijos de Naará.
7 Los hijos de Jelá fueron Séret, Sójar y Etnán.
8 Cos fue padre de Anub, de Hasobebá, y de las familias de Ajarjel, hijo de Harum.
9 Pero Iabés fue más célebre que sus hermanos, y su madre le puso el nombre de Iabés, diciendo: «Di a luz con dolor».
10 Iabés invocó al Dios de Israel, exclamando: «Si me bendices verdaderamente, ensancharás mis fronteras, tu mano estará conmigo y alejarás el mal para que desaparezca mi aflicción». Y Dios le concedió lo que él había pedido.
11 Quelub, hermano de Sujá, fue padre de Mejir, que fue a su vez padre de Estón.
12 Estón fue padre de Bet Rafá, de Paseáj, y de Tejiná, el padre de Ir Najás. Estos son los hombres de Recá.
13 Los hijos de Quenaz fueron Otniel y Seraías; los hijos de Otniel, Jatat y Meonatai.
14 Meonatai fue padre de Ofrá, y Seraías fue padre de Joab, fundador del valle de los Herreros, porque eran herreros.
15 Los hijos de Caleb, hijo de Iefuné, fueron Irú, Elá y Náam. El hijo de Elá fue Quenaz.
16 Los hijos de Iehalelel fueron Zif, Zifá, Tiriá y Asarel.
17 Los hijos de Ezrá fueron Iéter, Méred, Efer y Ialón. Bitía dio a luz a Miriam, a Samai, y a Isbaj, padre de Estemoa.
18 La mujer de Estemoa, la de Judá, dio a luz a Iéred, padre de Guedor, a Héber, padre de Socó, y a Iecutiel, padre de Zanóaj. Estos son los hijos de Bitía, la hija del Faraón, que Méred había tomado por esposa.
19 También tuvo hijos la mujer de Odías, hermana de Nájam, padre de Queilá, el garmita, y de Estemoa, el maacatita.
20 Los hijos de Simón fueron Amnón, Riná, Ben Janán y Tilón. Los hijos de Isei fueron Zójet y Ben Zójet.
21 Los descendientes de Selá, hijo de Judá, fueron Er, padre de Lecá, Ladá padre de Maresá, y las familias de los que trabajan el lino en Bet Asbea.
22 Ioquim, los hombres de Cozebá, Joás y Saraf se casaron en Moab, antes de volver a Belén. Estos son hechos muy antiguos.
23 Ellos eran alfareros y habitaban en Netaím y Guederá; vivían allí con el rey, trabajando a su servicio.
24 Los descendientes de Simeón fueron Nemuel, Iamín, Iarib, Zéraj y Saúl.
25 El hijo de Saúl fue Salúm; el hijo de Salúm, Mibsam; el hijo de Mibsam, Mismá;
26 el hijo de Mismá, Jamuel; el hijo de Jamuel, Zacur; el hijo de Zacur, Simei.
27 Simei tuvo dieciséis hijos y seis hijas; pero sus hermanos no tuvieron muchos hijos, y todos sus clanes no fueron tan numerosos como los descendientes de Judá.
28 Ellos habitaban en Berseba, Moladá, Jasar Sual,
29 Bilhá, Esem, Tolad,
30 Betuel, Jormá, Siquelag,
31 Bet Marcabot, Jasar Susím, Bet Birí y Saaraim. Estas fueron sus ciudades hasta el reinado de David.
32 Sus poblados fueron Etam, Ain, Rimón, Toquén y Asán –cinco ciudades en total –
33 y todos los poblados que están alrededor de aquellas ciudades, hasta Baalat. Allí habitaron y fueron registrados por grupos.
34 Mesobab, Iamlec, Iosá, hijo de Amasías;
35 Joel, Jehú, hijo de Iosibías, hijo de Seraías, hijo de Asiel;
36 Elioenai, Iaacobá, Iesojaías, Asaías, Adiel, Iesimiel y Benaías;
37 Zizá, hijo de Sifí, hijo de Alón, hijo de Iedaías, hijo de Simrí, hijo de Semaías:
38 todos estos que han sido mencionados por sus nombres, fueron jefes en sus clanes, y sus familias se multiplicaron considerablemente.
39 Se dirigieron a la entrada de Guerar, hasta el oriente del valle, buscando pastos para sus ganados.
40 Y hallaron pastos abundantes y buenos, y una tierra espaciosa, tranquila y segura, porque antes habían vivido allí los descendientes de Cam.
41 Los que fueron mencionados por sus nombres, llegaron en tiempos de                    Ezequías, rey de Judá, y destruyeron los campamentos de los descendientes de Cam y los refugios que allí se encontraban, consagrándolos al exterminio total hasta el día de hoy. Allí se establecieron en lugar de ellos, porque había pasto para sus ganados.
42 Algunos de los hijos de Simeón –quinientos hombres– fueron a la montaña de Seír, siendo sus jefes Pelatías, Nearías, Refaías y Uziel, hijos de Isei;
43 y después de derrotar al resto de Amalec, que había huido, habitaron allí hasta el día de hoy.


Anterior – Siguiente
 
 
Copyright © Libreria Editrice Vaticana
******
El Antiguo Testamento
 PRIMER LIBRO
 DE LAS CRÓNICAS C. 5

Capítulo 5
1 Descendientes de Rubén, el primogénito de Israel. Rubén fue el primero en nacer, pero como profanó el lecho de su padre, su primogenitura fue entregada a los hijos de José, al hijo de Israel, y no fue                    inscrito en las genealogías como el primogénito.
2 Judá, en efecto, prevaleció entre sus hermanos y de él procede el Príncipe; pero la primogenitura pertenece a José.
3 Los descendientes de Rubén, el primogénito de Israel, fueron Henoc, Palú, Jesrón y Carmí.
4 El hijo de Joel fue Semaías; el hijo de Semaías, Gog; el hijo de Gog, Simei;
5 el hijo de Simei, Micá; el hijo de Micá, Reaías; el hijo de Reaías, Baal;
6 el hijo de Baal, Beerá, a quien Tiglat Piléser, rey de Asiria, llevó cautivo. Este era jefe de los Rubenitas.
7 Sus hermanos, agrupados por familias según sus genealogías, eran Ieiel, el primero, luego Zacarías,
8 y Belá, hijo de Azaz, hijo de Sema, hijo de Joel. Estos habitaban en Aroer y se extendían hasta Nebo y Baal Meón.
9 También se extendían hacia el oriente, hasta el borde del desierto que limita con el río Eufrates, porque sus ganados se habían multiplicado en la tierra de Galaad.
10 En tiempos de Saúl combatieron contra los agareos, y estos cayeron en sus manos. Así ocuparon sus campamentos por toda la parte oriental de Galaad.
11 Los hijos de Gad habitaban frente a ellos en la tierra de Basán hasta Salcá.
12 Joel fue el primero que se estableció en Basán; Sefán, el segundo; luego lo hicieron Ianai y Safat.
13 Sus hermanos, agrupados por familias, fueron Micael, Mesulam, Sebá, Iorai, Iacán, Zía y Héber: siete en total.
14 Estos son los hijos de Abijáil, hijo de Jurí, hijo de Iaróaj, hijo de Guilad, hijo de Micael, hijo de Iesisai, hijo de Iajdó, hijo de Buz.
15 Así, hijo de Abdiel, hijo de Guní, era jefe de sus familias.
16 Ellos habitaban en Galaad, en Basán y sus poblados, y en todos los campos de pastoreo de Sarón, hasta sus confines.
17 Todos ellos fueron registrados en tiempos de Jotam, rey de Judá, y de Jeroboam, rey de Israel,
18 Los hijos de Rubén, los de Gad y la mitad de la tribu de Manasés, eran muy valientes, llevaban escudo y espada y manejaban el arco. Los que estaban adiestrados para la guerra formaban un ejército de cuarenta y cuatro mil setecientos sesenta hombres.
19 Ellos combatieron contra los agareos, contra Ietur, Nafís y Nodab,
20 y Dios los ayudó, de tal manera que los agareos y todos los que estaban con ellos, cayeron en sus manos; en el combate invocaron a Dios y él les fue propicio, porque confiaban en él.
21 Así lograron capturar sus ganados –cincuenta mil camellos, doscientas cincuenta mil ovejas, dos mil asnos– además de cien mil personas.
22 Como era Dios el que combatía a favor de ellos, dieron muerte a muchos enemigos y ocuparon su lugar hasta el exilio.
23 Los hijos de la mitad de la tribu de Manasés se establecieron en el país, desde Basán hasta Baal Hermón, Senir y la montaña del Hermón. Ellos eran muy numerosos.
24 Estos son los jefes de sus familias: Efer, Isei, Eliel, Azriel, Jeremías, Hodavías y Iajdiel, hombres valientes y jefes famosos de sus respectivas familias.
25 Pero fueron infieles al Dios de sus padres, y se prostituyeron siguiendo a los dioses de los pueblos del país que Dios había destruido delante de ellos.
26 Por eso, el Dios de Israel suscitó contra ellos a Pul, es decir, a Tiglat Pileser, y este deportó a los rubenitas, a los gaditas y a la mitad de la tribu de Manasés, y los llevó a Jalaj, Jabor, Jará y al río Gozán, hasta el día de hoy.
27 Los descendientes de Leví fueron Gersón, Quehat, y Merarí.
28 Los hijos de Quehat fueron Amram, Ishar, Hebrón y Uziel.
29 Los hijos de Amram fueron Aarón, Moisés y Miriam. Los hijos de Aarón fueron Nadab, Abihú, Eleazar e Itamar.
30 Eleazar fue padre de Pinjás; Pinjás fue padre de Abisúa;
31 Abisúa fue padre de Buquí; Buquí fue padre de Uzí;
32 Uzí fue padre de Zerajías; Zerajías fue padre de Meraiot;
33 Meraiot fue padre de Amarías; Amarías fue padre de Ajitub;
34 Ajitub fue padre de Sadoc; Sadoc fue padre de Ajimáas;
35 Ajimáas fue padre de Azarías; Azarías fue padre de Iojanán;
36 Iojanán fue padre de Azarías, el cual ejerció el sacerdocio en el Templo que Salomón edificó en Jerusalén;
37 Azarías fue padre de Amarías; Amarías fue padre de Ajitub;
38 Ajitub fue padre de Sadoc; Sadoc fue padre de Salúm;
39 Salúm fue padre de Jilquías; Jilquías fue padre de Azarías;
40 Azarías fue padre de Seraías ; Seraías fue padre de Iehosadac;
41 Iehosadac fue al destierro, cuando el Señor deportó a los habitantes de Judá y de Jerusalén por medio de Nabucodonosor.


Anterior – Siguiente
 
 
Copyright © Libreria Editrice Vaticana
******
El Antiguo Testamento
PRIMER LIBRO
 DE LOS MACABEOS C. 8
Capítulo 8
1 Entre tanto, la fama de los romanos llegó a oídos de Judas: supo que eran guerreros valerosos, se mostraban benévolos con todos sus aliados y entablaban amistad con todos los que acudían a ellos; sobre todo, se enteró de que eran guerreros valerosos.
2 Le habían contado, en efecto, sus campañas y las proezas que habían realizado entre los galos, dominándolos y sometiéndolos a tributo,
3 como así también todo lo que habían hecho en la región de España, para adueñarse de las minas de plata y de oro que hay allí,
4 y cómo gracias a su habilidad y constancia, se habían apoderado de todo el territorio, a pesar de ser un lugar muy distante. Asimismo, a los reyes que habían venido a combatirlos desde los confines de la tierra, los habían derrotado, aplastándolos completamente, mientras que los restantes les pagaban tributo cada año.
5 Ellos habían derrotado y sometido a Filipo y a Perseo, reyes de Quitím, y a cuantos se les opusieron.
6 También habían vencido a Antíoco el Grande, rey de Asia, que les había hecho la guerra con ciento veinte elefantes, con caballos, carros y un ejército muy numeroso:
7 lo tomaron prisionero y le impusieron, a él y a sus sucesores, un fuerte tributo, además de la entrega de rehenes y la cesión
8 de sus mejores provincias –la región de la India, Media y Lidia– que luego entregaron al rey Eumenes.
9 Los de Grecia habían pensado ir a exterminarlos,
10 pero los romanos, al enterarse, habían enviado contra ellos a un solo general para combatirlos: así mataron a muchos de ellos, llevaron prisioneros a sus mujeres y sus niños, saquearon sus bienes, sometieron al país, arrasaron sus fortalezas y les impusieron su dominio hasta el día de hoy.
11 También destruyeron y sometieron a los demás reinos y a las islas que alguna vez les opusieron resistencia.
12 En cambio, mantuvieron su amistad con sus aliados y con todos los que buscaron su apoyo. Tienen bajo su dominio a los reyes vecinos y lejanos y son temidos por todos los que oyen en hablar de ellos.
13 Sólo reinan los que ellos quieren ayudar a reinar, y deponen a los que quieren. Están en el apogeo de su poder.
14 Sin embargo, ninguno de ellos se ciñe la corona ni se reviste de púrpura para engrandecerse.
15 Antes bien, han creado un Senado, donde cada día sesionan trescientos veinte senadores, que deliberan constantemente sobre los asuntos del pueblo, a fin de asegurar el orden público.
16 Cada año confían a un solo hombre el poder y el dominio sobre toda la nación, y todos le obedecen, sin que haya entre ellos envidias ni celos.
17 Judas eligió a Eupólemo, hijo de Juan, hijo de Hacós, y a Jasón, hijo de Eleazar, y los envió a Roma para concertar un pacto de amistad,
18 con el fin de librarse del yugo, porque veían que los griegos tenían esclavizado a Israel.
19 Ellos partieron para Roma y, después de un larguísimo viaje, se presentaron ante el Senado y dijeron:
20 «Judas, llamado Macabeo, sus hermanos y el Pueblo judío nos han enviado para concertar con ustedes un pacto de paz y para que nos inscriban en el número de sus aliados y amigos».
21 La propuesta agradó a los romanos.
22 Y esta es la copia del documento que grabaron en planchas de bronce y enviaron a Jerusalén como memorial de paz y de alianza:
23 «¡Que los romanos y la nación de los judíos tengan felicidad en el mar y en la tierra para siempre! ¡Lejos de ellos la espada y el enemigo!
24 Si una guerra amenaza primero a Roma, o a cualquiera de sus aliados, en cualquier parte de sus dominios,
25 la nación de los judíos luchará a su lado de todo corazón según se lo exijan las circunstancias.
26 Los enemigos no recibirán trigo, ni armas, ni dinero, ni naves. Así lo ha establecido Roma. Observarán sus compromisos sin ninguna compensación.
27 De la misma manera, si una guerra amenaza primero a la nación de los judíos, los romanos lucharán a su lado, con toda el alma según se lo exijan las circunstancias.
28 Sus agresores no recibirán trigo, ni armas, ni dinero, ni naves. Así lo ha establecido Roma. Observarán sus compromisos con lealtad».
29 Estas son las cláusulas que los romanos estipularon con el Pueblo judío.
30 «Si posteriormente unos y otros deciden añadir o quitar algo, lo harán de común acuerdo, y lo que añadan o quiten tendrá fuerza obligatoria».
31 Con relación a los males que el rey Demetrio ha causado a los judíos, ya le hemos escrito lo siguiente: «¿Por qué has hecho sentir pesadamente tu yugo sobre los judíos, nuestros amigos y aliados?
32 Si vuelven a quejarse de ti, nosotros les haremos justicia y te haremos la guerra por mar y por tierra».


Anterior – Siguiente
 
 
Copyright © Libreria Editrice Vaticana
******
  






Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...
COMPARTE ESTA IMAGEN EN TU SITIO: ¡TODOS SOMOS NAZARENOS!

TRANSLATE



EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified