GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

DIA 137-SANTA BIBLIA EN UN AÑO-TEXTO Y AUDIO


137 - DÍAS LA SANTA BIBLIA
TEXTO Y AUDIO



El Antiguo Testamento
SEGUNDO LIBRO DE SAMUEL C. 5

Capítulo 5
David ungido rey de Israel
1 Todas las tribus de Israel se presentaron a David en Hebrón y le dijeron: «¡Nosotros somos de tu misma sangre!
2 Hace ya mucho tiempo, cuando aún teníamos como rey a Saúl, eras tú el que conducía a Israel. Y el Señor te ha dicho: «Tú apacentarás a mi pueblo Israel y tú serás el jefe de Israel».
3 Todos los ancianos de Israel se presentaron ante el rey en Hebrón. El rey estableció con ellos un pacto en Hebrón, delante del Señor, y ellos ungieron a David como rey de Israel.
4 David tenía treinta años cuando comenzó a reinar y reinó cuarenta años.
5 En Hebrón reinó siete años y seis meses sobre Judá, y en Jerusalén, treinta y tres años sobre todo Israel y Judá.

La conquista de Jerusalén
6 El rey avanzó con sus hombres sobre Jerusalén, contra los jebuseos que habitaban en el país. Pero estos dijeron a David: «Tú no entrarás aquí. Los ciegos y los inválidos bastarán para impedírtelo». Con esto querían decir: «David nunca podrá entrar aquí».
7 Sin embargo, David conquistó la fortaleza de Sión, es decir, la Ciudad de David.
8 Aquel día, él había dicho: «El que quiera derrotar a los jebuseos, que se meta por el canal. En cuanto a los ciegos y a los inválidos, David siente aversión por ellos». Por eso se dice: «El ciego y el lisiado no entrarán en la Casa».
9 David se instaló en la fortaleza, y la llamó Ciudad de David. Luego construyó la ciudad en derredor, desde el Terraplén hacia el interior.
10 Así David se iba engrandeciendo cada vez más, y el Señor, el Dios de los ejércitos, estaba con él.

La casa y la familia de David en Jerusalén
11 Jiram, rey de Tiro, envió una embajada a David, con madera de cedro, carpinteros y talladores de piedra, para que le edificaran una casa.
12 David reconoció entonces que el Señor lo había confirmado como rey de Israel y que había enaltecido su realeza por amor a su pueblo Israel.
13 David tomó otras concubinas y esposas después que llegó a Hebrón, y le nacieron más hijos e hijas.
14 Estos son los nombres de los hijos que tuvo en Jerusalén: Samúa, Sobab, Natán, Salomón,
15 Ibjar, Elisúa, Néfeg, Iafía,
16 Elisamá, Eliadá y Elifélet.
Dos victorias de David sobre los filisteos
17 Cuando los filisteos oyeron que habían ungido a David rey de Israel, subieron todos para atacarlo. David se enteró y bajó al refugio.
18 Los filisteos llegaron y se desplegaron en el valle de Refaím.
19 Entonces David consultó al Señor, diciendo: «¿Debo subir contra los filisteos? ¿Los entregarás en mis manos?». El Señor respondió a David: «Sube, porque ciertamente pondré a los filisteos en tus manos».
20 En seguida David se dirigió hacia Baal Perasím, y allí los derrotó, David dijo: «El Señor ha abierto ante mí una brecha entre mis enemigos, como una brecha abierta por las aguas».
21 Como los filisteos habían abandonado allí sus ídolos, David y sus hombres se los llevaron.
22 Luego los filisteos subieron una vez más, y se desplegaron por el valle de Refaím.
23 David consultó al Señor, y él respondió: «No subas de frente; da una vuelta por detrás de ellos, y atácalos por el lado de las moreras.
24 Cuando oigas un ruido como de pasos por las copas de las moreras, irrumpe decididamente, porque entonces el Señor saldrá delante de ti para derrotar el campamento de los filisteos».
25 David lo hizo tal como se lo había ordenado el Señor, y derrotó a los filisteos desde Gabaón hasta la entrada de Guezer.


AnteriorSiguiente
 
 
Copyright © Libreria Editrice Vaticana
******
El Antiguo Testamento
 SEGUNDO
 LIBRO DE SAMUEL C. 6



Capítulo 6
El traslado del Arca de la Alianza a Jerusalén
1 David reunió nuevamente a lo más selecto de Israel –treinta mil hombres–
2 y con todo el pueblo que lo acompañaba se dirigió hacia Baalá de Judá, para subir de allí el Arca de Dios, la cual es llamada con el Nombre, el nombre del Señor de los ejércitos, que tiene su trono sobre los querubines.
3 Luego cargaron el Arca de Dios en un carro nuevo y se la llevaron de la casa de Abinadab, que está sobre la colina. Uzá y Ajió, los hijos de Abinadab, conducían el carro.
4 Uzá iba al lado del Arca, y Ajió avanzaba delante de ella.
5 Mientras tanto, David y toda la casa de Israel hacían grandes festejos en honor del Señor, cantando al son de cítaras, arpas, tamboriles, címbalos y platillos.
6 Cuando llegaron a la era de Nacón, Uzá extendió su mano hacia el Arca de Dios y la sostuvo, porque los bueyes habían resbalado.
7 Entonces la ira del Señor se encendió contra Uzá, y Dios lo hirió allí mismo por ese error. Así el murió junto al Arca de Dios.
8 David se conmovió, porque el Señor había acometido contra Uzá, y aquel lugar se llamó Peres Uzá –que significa "Brecha de Uzá"– hasta el día de hoy.
9 Aquel día, David tuvo miedo del Señor y dijo: «¿Cómo va a entrar en mi casa el Arca del Señor?».
10 Y no quiso trasladar el Arca del Señor a su casa, a la Ciudad de David, sino que mandó que la llevaran a la casa de Obededom de Gat.
11 El Arca del Señor permaneció tres meses en la casa de Obededom de Gat, y el Señor bendijo a Obededom y a toda su familia.
12 Cuando informaron a David: «El Señor ha bendecido a la familia de Obededom y todos sus bienes a causa del Arca de Dios», David partió e hizo subir el Arca de Dios desde la casa de Obededom a la Ciudad de David, con gran alegría.
13 Los que transportaban el Arca del Señor avanzaron seis pasos, y él sacrificó un buey un ternero cebado.
14 David, que sólo llevaba ceñido un efod de lino, iba danzando con todas sus fuerzas delante del Señor.
15 Así, David y toda la casa de Israel subieron el Arca del Señor en medio de aclamaciones y al sonido de trompetas.
16 Mientras el Arca del Señor entraba en la Ciudad de David, Mical, la hija de Saúl, se asomó por la ventana. Y al ver al rey David que saltaba y danzaba delante del Señor, lo despreció en su corazón.
17 Luego introdujeron el Arca del Señor y la instalaron en su sitio, en medio de la carpa que David había levantado para ella, y David ofreció holocaustos y sacrificios de comunión delante del Señor.
18 Cuando David terminó de ofrecer el holocausto y los sacrificios de comunión, bendijo al pueblo en nombre del Señor de los ejércitos.
19 Después repartió a todo el pueblo, a toda la multitud de Israel, hombres y mujeres, una hogaza de pan, un pastel de dátiles y uno de pasas de uva por persona. Luego todo el pueblo se fue, cada uno a su casa.
20 Cuando David se volvía para bendecir a su casa, le salió al encuentro Mical, la hija de Saúl, y le dijo: «¡Hoy sí que se ha lucido el rey de Israel, mostrándose desnudo a la vista de las esclavas de sus servidores, como se desnudaría un inútil cualquiera!».
21 Pero David replicó a Mical: «Lo hice delante del Señor, que me eligió en lugar de tu padre y de toda su casa, para constituirme jefe del pueblo del Señor, de Israel. He bailado ante el Señor,
22 y me humillaré todavía más, envileciéndome así a tus ojos. En cambio, esas esclavas de que hablas, ellas sí me considerarán digno de honra».
23 Y Mical, hija de Saúl, no tuvo hijos hasta el día de su muerte.


AnteriorSiguiente
 
 
 
Copyright © Libreria Editrice Vaticana
******
El Antiguo Testamento
 ECLESIÁSTICO C. 21



Capítulo 21
1 ¿Has pecado, hijo mío? No lo vuelvas a hacer, y pide perdón por tus faltas pasadas.
2 Huye del pecado como de una serpiente, porque si te acercas,, te morderá; sus dientes son dientes de león, que arrebatan la vida de los hombres.
3 Toda transgresión es como espada de dos filos: no hay remedio para su herida.
4 La violencia y la soberbia hacen perder las riquezas: así será arrasada la casa del orgulloso.
5 La oración del pobre va de su boca a los oídos del Señor, y la sentencia divina no se hace esperar.
6 El que odia la reprensión sigue las huella del pecador, pero el que teme al Señor se arrepiente de corazón.
7 Al charlatán se lo reconoce desde lejos, el hombre reflexivo le descubre sus deslices.
8 El que edifica su casa con dinero ajeno es como el que amontona piedras para el invierno.
9 Una banda de malhechores es como un montón de estopa, y su fin es la llama del fuego.
10 El camino de los pecadores está despejado de piedras, pero desemboca en lo profundo del Abismo.
11 El que observa la Ley domina sus inclinaciones, y el temor del Señor es la culminación de la sabiduría.
12 El que no es habilidoso no puede aprender, pero hay una habilidad que produce amargura.
13 La ciencia del sabio crece como una inundación y su consejo es como fuente de vida.
14 La mente del necio es como un vaso roto: no retiene ningún conocimiento.
15 Si un hombre instruido oye una palabra sabia, la aprueba y le añade algo de lo suyo; si la oye un alocado, le desagrada, y la echa detrás de sus espaldas.
16 La conversación del necio es como una carga para el viajero, pero los labios del inteligente causan deleite.
17 La opinión del prudente es requerida en la asamblea, y todos reflexionan sobre sus palabras.
18 Como una casa derruida es la sabiduría para el necio, y la ciencia del insensato es una serie de incoherencias.
19 La instrucción es para el tonto como un cepo en los pies y como esposas en su mano derecha.
20 El necio se ríe a carcajadas, pero el hombre sagaz sonríe apenas y sin estrépito.
21 La instrucción es para el prudente como un adorno de oro y como un brazalete en el brazo derecho.
22 El pie del necio entra rápido en la casa, pero el hombre experimentado se acerca con vergüenza.
23 El necio curiosea la casa desde la puerta, pero el bien educado se queda afuera.
24 Es falta de educación escuchar junto a la puerta: al prudente se le caería la cara de vergüenza.
25 Los labios de los charlatanes hablan sólo de oídas, pero los prudentes pesan bien sus palabras.
26 Los necios hablan siempre sin pensar; los sabios piensan, y luego hablan.
27 Cuando el impío maldice al adversario, se maldice a sí mismo.
28 El chismoso se mancha a sí mismo, y es detestado por lo que lo rodean.


AnteriorSiguiente
 
 
Copyright © Libreria Editrice Vaticana
*******
El Antiguo Testamento
  ECLESIÁSTICO C. 22



Capítulo 22
1 El perezoso se parece a una piedra ensuciada: todos silban despectivamente por su deshonra.
2 El perezoso se parece a un montón de excrementos: el que los levanta se sacude las manos.
3 La vergüenza de un padre es tener un hijo mal educado, y si es una hija, viene al mundo para su desgracia.
4 La hija prudente tendrá como herencia un marido, pero la desvergonzada será la tristeza de su padre.
5 La hija insolente avergüenza al padre y al marido, y es despreciada por los dos.
6 Música en un duelo son las palabras inoportunas, pero el castigo y la disciplina son sabiduría en todo tiempo.
7 Los hijos que llevan una vida honesta y tienen con qué alimentarse ocultan el origen humilde sus padres.
8 Los hijos jactanciosos y mal educados deshonran el noble origen de su familia.
9 Enseñar a un necio es reparar una vasija rota o despertar a alguien de un sueño profundo.
10 Razonar con un necio es razonar con un somnoliento: al final dirá: «¿De qué se trata?».
11 Llora por un muerto, porque ha perdido la luz; llora por un necio, porque ha perdido la inteligencia: llora serenamente por un muerto, porque él reposa; la vida del necio, en cambio, es peor que la muerte.
12 El duelo por un muerto dura siete días; por el necio y el impío, todos los días de su vida.
13 No hables demasiado con un insensato ni vayas con el que no tiene inteligencia; cuídate de él, para no tener molestias y no salpicarte cuando él se sacuda; apártate de él: estarás tranquilo y su estupidez no te fastidiará.
14 ¿Qué cosa es más pesada que el plomo, y cómo llamarlo sino «necio»?
15 La arena, la sal y una masa de hierro pesan menos que un hombre sin inteligencia.
16 Construcción trabada con vigas de madera no se desmorona por un terremoto: así, un corazón afirmado en una convicción madura no se acobardará llegado el momento.
17 Un corazón apoyado en una reflexión inteligente es como el estuco que adorna un muro bien pulido.
18 Una empalizada puesta sobre una altura no puede resistir los embates del viento: así, un corazón acobardado por ideas necias es incapaz de resistir el miedo.
19 El que lastima un ojo, hace brotar las lágrimas; el que lastima el corazón, hace aparecer los sentimientos.
20 El que tira una piedra a los pájaros, los espanta; el que afrenta a un amigo, rompe la amistad.
21 Si has sacado la espada contra un amigo, no desesperes: es posible volver atrás;
22 si has abierto la boca contra un amigo, no te inquietes: es posible la reconciliación. Pero ante la afrenta, el orgullo, la revelación de un secreto y el golpe traicionero, ante esas cosas, huirá cualquier amigo.
23 Gánate la confianza de tu prójimo en su pobreza, para saciarte con él en su prosperidad; permanece con él en el momento de la aflicción y, si él hereda, compartirás su herencia.
24 Antes del fuego, hay en el horno vapor y humo: así preceden los insultos a la sangre derramada.
25 No me avergonzaré de proteger a un amigo ni me ocultaré de su presencia;
26 y si por su culpa me sucede algún mal, todo el que se entere se cuidará de él.
27 ¡Quién le pusiera a mi boca un centinela y a mis labios un sello de discreción, para que yo no caiga a causa de ellos y mi lengua no me lleve a la ruina!

AnteriorSiguiente
Copyright © Libreria Editrice Vaticana

******
  
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
loading...
COMPARTE ESTA IMAGEN EN TU SITIO: ¡TODOS SOMOS NAZARENOS!

TRANSLATE



EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified