GRACIAS A TU DONACION ESTA PAGINA PODRA SEGUIR FUNCIONANDO
Comentarios de Puntadas católicas
COMPARTE ESTA ENTRADA





SIGUENOS
Síguenos en TwitterSiguenos en FacebookSiguenos en Google+Siguenos en PicasaSiguenos en YouTubeSiguenos en BloggerSiguenos en Blogger


Más en mi youtube

MANUALIDADES-SANTOS-etc
ADOPCION ESPIRITUAL

CAMPAÑA DE ORACION POR LA PAZ
La cruz de Cristo sufriente de cada víctima inocente. Cubierta con rosas de oración por el perdón , por la reconciliación y la conversión

VELA DEL CANCER
Ora por los que padecen éste mal


Blogueros con el Papa

LA SANTA BIBLIA-TEXTO Y AUDIO 3

3º DÍA
LA SANTA BIBLIA TEXTO Y AUDIO





El Antiguo Testamento
GÉNESIS 5


Capítulo 5
Los patriarcas anteriores al Diluvio
1 La lista de los descendientes de Adán es la siguiente: Cuando Dios creó al hombre, lo hizo semejante a él.
2 Y al crearlos, los hizo varón y mujer, los bendijo y los llamó Hombre.
3 Adán tenía ciento treinta años cuando engendró un hijo semejante a él, según su imagen, y le puso el nombre de Set.
4 Después que nació Set, Adán vivió ochocientos años y tuvo hijos e hijas.
5 Adán vivió en total novecientos treinta años, y al cabo de ellos murió.
6 Set tenía ciento cinco años cuando fue padre de Enós.
7 Después que nació Enós, Set vivió ochocientos siete años y tuvo hijos e hijas.
8 Set vivió en total novecientos doce años, y al cabo de ellos murió.
9 Enós tenía noventa años cuando fue padre de Quenán.
10 Después que nació Quenán, Enós vivió ochocientos quince años y tuvo hijos e hijas.
11 Enós vivió en total novecientos cinco años, y al cabo de ellos murió.
12 Quenán tenía setenta años cuando fue padre de Mahalalel.
13 Después que nació Mahalalel, Quenán vivió ochocientos cuarenta años y tuvo hijos e hijas.
14 Quenán vivió en total novecientos diez años y al cabo de ellos murió.
15 Mahalalel tenía setenta y cinco años cuando fue padre de Iéred.
16 Después que nació Iéred, Mahalalel vivió ochocientos treinta años y tuvo hijos e hijas.
17 Mahalalel vivió ochocientos noventa y cinco años, y al cabo de ellos murió.
18 Iéred tenía ciento sesenta y dos años cuando fue padre de Henoc.
19 Después que nació Henoc, Iéred vivió ochocientos años y tuvo hijos e hijas.
20 Iéred vivió en total novecientos sesenta y dos años, y al cabo de ellos murió.
21 Henoc tenía sesenta y cinco años cuando fue padre de Matusalén.
22 Henoc siguió los caminos de Dios. Después que nació Matusalén, Henoc vivió trescientos años y tuvo hijos e hijas.
23 Henoc vivió en total trescientos sesenta y cinco años.
24 Siguió siempre los caminos de Dios, y luego desapareció porque Dios se lo llevó.
25 Matusalén tenía ciento ochenta y siete años cuando fue padre de Lamec.
26 Después que nació Lamec, Matusalén vivió setecientos ochenta y dos años y tuvo hijos e hijas.
27 Matusalén vivió en total novecientos sesenta y nueve años, y al cabo de ellos murió.
28 Lamec tenía ciento ochenta y dos años cuando fue padre de un hijo,
29 al que llamó Noé, diciendo: «Este nos dará un alivio en nuestro trabajo y en la fatiga de nuestras manos, un alivio proveniente del suelo que maldijo el Señor».
30 Después que nació Noé, Lamec vivió quinientos noventa y cinco años y tuvo hijos e hijas.
31 Lamec vivió en total setecientos setenta y siete años, y al cabo de ellos murió.
32 Noé tenía quinientos años cuando fue padre de Sem, Cam y Jafet.


Anterior – Siguiente
 
Copyright © Libreria Editrice Vaticana
 
 
El Antiguo Testamento
 GÉNESIS 6
 
Anterior – Siguiente
 
 
Pulse aquí para activar los vínculos a las concordancias
Capítulo 6
Los hijos de Dios y las hijas de los hombres
1 Cuando los hombres comenzaron a multiplicarse sobre la tierra y les nacieron hijas,
2 los hijos de Dios vieron que estas eran hermosas, y tomaron como mujeres a todas las que quisieron.
3 Entonces el Señor dijo: «Mi espíritu no va a permanecer activo para siempre en el hombre, porque este no es más que carne; por eso no vivirá más de ciento veinte años».
4 En aquellos días –y aún después– cuando los hijos de Dios se unieron con las hijas de los hombres y ellas tuvieron hijos, había en la tierra gigantes: estos fueron los héroes famosos de la antigüedad.
La corrupción de la humanidad
5 Cuando el Señor vio qué grande era la maldad del hombre en la tierra y cómo todos los designios que forjaba su mente tendían constantemente al mal,
6 se arrepintió de haber hecho al hombre sobre la tierra, y sintió pesar en su corazón.
7 Por eso el Señor dijo: «Voy a eliminar de la superficie del suelo a los hombres que he creado –y junto con ellos a las bestias, los reptiles y los pájaros del cielo– porque me arrepiento de haberlos hecho».
8 Pero Noé fue agradable a los ojos del Señor.
El anuncio del Diluvio y la orden de construir el arca
9 Esta es la historia de Noé. Noé era un hombre justo, irreprochable entre sus contemporáneos, y siguió siempre los caminos de Dios.
10 Tuvo tres hijos: Sem, Cam y Jafet.
11 Pero la tierra estaba pervertida a los ojos de Dios y se había llenado de violencia.
12 Al ver que la tierra se había pervertido, porque todos los hombres tenían una conducta depravada.
13 Dios dijo a Noé: «He decidido acabar con todos los mortales, porque la tierra se ha llenado de violencia a causa de ellos. Por eso los voy a destruir junto con la tierra.
14 Constrúyete un arca de madera resinosa, divídela en compartimientos, y recúbrela con betún por dentro y por fuera.
15 Deberás hacerla así: el arca tendrá ciento cincuenta metros de largo, treinta de ancho y quince de alto.
16 También le harás un tragaluz y lo terminarás a medio metro de la parte superior. Pondrás la puerta al costado del arca y harás un primero, un segundo y un tercer piso.
17 Yo voy a enviar a la tierra las aguas del Diluvio, para destruir completamente a todos los seres que tienen un aliento de vida: todo lo que hay en la tierra perecerá.
18 Pero contigo estableceré mi alianza: tú entrarás en el arca con tus hijos, tu mujer y las mujeres de tus hijos.
19 También harás entrar en el arca una pareja de cada especie de seres vivientes, de todo lo que es carne, para que sobrevivan contigo; deberán ser un macho y una hembra.
20 Irá contigo una pareja de cada especie de pájaros, de ganado y de reptiles, para que puedan sobrevivir.
21 Además, recoge víveres de toda clase y almacénalos, para que te sirvan de alimento, a ti y a ellos».
22 Así lo hizo Noé, cumpliendo exactamente todo lo que Dios le había mandado.


Anterior – Siguiente
 
 
Copyright © Libreria Editrice Vaticana
El Nuevo TestamentoEVANGELIO
SEGÚN SAN MATEO 2
 
 
 
Anterior – Siguiente
 
Pulse aquí para activar los vínculos a las concordancias

Capítulo 2
1 Cuando nació Jesús, en Belén de Judea, bajo el reinado de Herodes, unos magos de Oriente se presentaron en Jerusalén
2 y preguntaron: «¿Dónde está el rey de los judíos que acaba de nacer? Porque vimos su estrella en Oriente y hemos venido a adorarlo».
3 Al enterarse, el rey Herodes quedó desconcertado y con él toda Jerusalén.
4 Entonces reunió a todos los sumos sacerdotes y a los escribas del pueblo, para preguntarles en qué lugar debía nacer el Mesías.
5 «En Belén de Judea, –le respondieron–, porque así está escrito por el Profeta:
6 "Y tú, Belén, tierra de Judá, ciertamente no eres la menor entre las principales ciudades de Judá, porque de ti surgirá un jefe que será el Pastor de mi pueblo, Israel"».
7 Herodes mandó llamar secretamente a los magos y después de averiguar con precisión la fecha en que había aparecido la estrella,
8 los envió a Belén, diciéndoles: «Vayan e infórmense cuidadosamente acerca del niño, y cuando lo hayan encontrado, avísenme para que yo también vaya a rendirle homenaje».
9 Después de oír al rey, ellos partieron. La estrella que habían visto en Oriente los precedía, hasta que se detuvo en el lugar donde estaba el niño.
10 Cuando vieron la estrella se llenaron de alegría,
11 y al entrar en la casa, encontraron al niño con María, su madre, y postrándose, le rindieron homenaje. Luego, abriendo sus cofres, le ofrecieron dones, oro, incienso y mirra.
12 Y como recibieron en sueños la advertencia de no regresar al palacio de Herodes, volvieron a su tierra por otro camino.
13 Después de la partida de los magos, el Ángel del Señor se apareció en sueños a José y le dijo: «Levántate, toma al niño y a su madre, huye a Egipto y permanece allí hasta que yo te avise, porque Herodes va a buscar al niño para matarlo».
14 José se levantó, tomó de noche al niño y a su madre, y se fue a Egipto.
15 Allí permaneció hasta la muerte de Herodes, para que se cumpliera lo que el Señor había anunciado por medio del Profeta: "Desde Egipto llamé a mi hijo".
16 Al verse engañado por los magos, Herodes se enfureció y mandó matar, en Belén y sus alrededores, a todos los niños menores de dos años, de acuerdo con la fecha que los magos le habían indicado.
17 Así se cumplió lo que había sido anunciado por el profeta Jeremías:
18 "En Ramá se oyó una voz, hubo lágrimas y gemidos: es Raquel, que llora a sus hijos y no quiere que la consuelen, porque ya no existen".
19 Cuando murió Herodes, el Angel del Señor se apareció en sueños a José, que estaba en Egipto,
20 y le dijo: «Levántate, toma al niño y a su madre, y regresa a la tierra de Israel, porque han muerto los que atentaban contra la vida del niño».
21 José se levantó, tomó al niño y a su madre, y entró en la tierra de Israel.
22 Pero al saber que Arquelao reinaba en Judea, en lugar de su padre Herodes, tuvo miedo de ir allí y, advertido en sueños, se retiró a la región de Galilea,
23 donde se estableció en una ciudad llamada Nazaret. Así se cumplió lo que había sido anunciado por los profetas: "Será llamado Nazareno".


 
Anterior – Siguiente
 
Copyright © Libreria Editrice Vaticana


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
COMPARTE ESTA IMAGEN EN TU SITIO: ¡TODOS SOMOS NAZARENOS!

TRANSLATE



EnglishcvFrenchGermanSpainItalianDutchRussianPortugueseJapaneseKoreanArabicChinese Simplified